El Golf es un deporte completo

 

El golf se ve como un deporte fácil, pues es pegarle a un objeto estático con un palo hacia un relativamente ancho espacio abierto. Pero esto es lo que ven los que no juegan, pues para ser un buen golfista es necesaria mucha práctica. Si no se tiene buena técnica habrá riesgo de lesiones y por eso, la Escuela de Golf de Sanse te quiere enseñar algunas cosas importantes sobre las lesiones.

Las lesiones del golf suelen ser a largo plazo, y pueden derivar del estrés que el golfista pone sobre la espalda y sus hombros durante el swing. Las zonas más afectadas del cuerpo son la espalda, los hombros y el codo, y deberemos tratarlos con un especial cuidado y atención, acompañado de reposo y un buen programa de estiramientos y calentamientos.

Aproximadamente un 44% de todas las lesiones causadas por el golf suelen darse en los jóvenes por la sobrecarga y los malos hábitos, sobre todo:

- falta de flexibilidad
- mala condición física
- jugar en exceso
- fuerzas de impacto del suelo
- mala técnica del swing
- jugar forma intermitente

La mala flexibilidad es un factor clave en estas lesiones, pues más de un 80% de los golfistas calientan menos de 10 minutos antes de empezar a jugar, lo que aumenta las posibilidades de lesionarse.

Por otro lado, el swing implica movimientos repetitivos a alta velocidad del cuello, hombros, columna vertebral, cadera, codo, muñecas... El porcentaje de lesiones se relaciona directamente con el número de bolas que se golpean en la práctica cada semana. Para evitar lesiones, cualquiera que sea la edad, es importante desarrollar una técnica adecuada consistente para el swing. El golfista que tenga mala técnica del swing tendrá mayores riesgos de lesión. Por tanto cualquier golfista debe hacer una rutina de ejercicios de estiramiento y flexibilidad antes de empezar a jugar.

Aparte de estos consejos, otra cosa muy importante es divertirse, por eso ven a la escuela de golf de Sanse en Madrid y la diversión estará asegurada.