La preparación física para jugar al golf

 

El golf es un deporte, y como tal requiere de ciertas condiciones físicas, por eso, en la Escuela de golf de Sanse, te ofrecemos la formación para que tus movimientos siempre sean coordinados y efectivos.

En las últimas décadas el golf ha ido ganando popularidad en personas de todos los niveles, tanto amateurs como profesionales. Parte del encanto del golf es que permite que los individuos con diferencias apreciables tanto en edad, tamaño y habilidad, participen en un mismo campo de competencia. Como resultado es un actividad que puede ser disfrutada durante toda la vida, sin poder saber si se está jugando para relajarse y divertirse o si se juega para competir.

El golf no es considerado como un deporte de alto rendimiento físico, aunque si que requiere cierta capacidad física, pues la acción de golpear la bola en los hoyos requiere una mezcla entre flexibilidad dinámica, coordinación neuromuscular, fuerza y potencia.

Si un golfista carece de un nivel adecuado de alguna de estas capacidades, no solo su rendimiento se verá disminuido, sino que debido a la naturaleza repetitiva del deporte, se incrementará la posibilidad de lesiones crónicas. El golf es un deporte que requiere que los músculos del cuerpo trabajen para conseguir movimientos complejos y de gran destreza.

Por este motivo, los golfistas deberían ser capaces de transferir efectivamente la energía del suelo, a través de las piernas , caderas, el torso y los brazos hasta el palo de golf, y así obtener buenos resultados. Es esta la razón por la que cualquier jugador de golf debe saber sobrecargar sus músculos de manera eficiente y efectiva durante el swing hacia atrás después de generar la máxima velocidad en la cabeza del palo en el momento de golpear la bola.

En la Escuela de Golf de San Sebastián de los Reyes te enseñaremos las mejores técnicas y conocimientos del golf, pues no solo aprenderás a jugar, sino a divertirte.